Loutallica : Lou Reed y Metallica en Lulú


Suena raro pero es cierto, y quizás no tan raro si nos damos cuenta de quienes lideran este binomio tan especial. Lou Reed, líder del mítico Velvet Underground, se ha unido en una aventura musical junto con los chicos malos del rock, Metallica, en un disco que verá la luz el próximo 31 de octubre, pero que ya se puede escuchar in streaming en la página web www.loureedmetallica.com

La colaboración es dispar de por sí, pero lo más complejo quizás del proyecto es la conexión entre la composición que hizo Reed de los diez temas del disco, con la banda sonora de la poderosa Metallica. El experimento se gestó inicialmente para crear una producción de teatro en Berlín.

Basado en las obras del escultor y precursor del expresionismo, el alemán Frank Wedekind, Lulú, nombre que da título al álbum, es un viaje a la interpretación de las obras Erdgeist (El Espíritu de la tierra) y de Dië Buchse der Pandora ( La caja de Pandora), donde Wedekind relataba los terribles sucesos que le sucedieron a una joven bailarina, que tras ser violada y maltratada se concierte en una prostituta.

El resultado del trabajo, grabado en los estudios HQ de California, es un álbum que ante todo se podría definir como distinto. Las canciones son muy diferentes unas de otras pero el sonido que dan como resultado se podría dividir en dos ambientes: en el primero, las bases instrumentales de Metallica, donde salvan gran parte del trabajo del disco y hasta se atreven con nuevas estructuras; y en segundo lugar, las melodías y partes vocales de Reed, que quizás se queden cortas y no acaben de casar muy bien con las de James Hetfield de Metallica.

Las canciones del disco, son por lo general y fuera de lo convencional muy largas. Desde algunas que duran ocho u once minutos hasta de diecinueve. EL primer sencillo, The View, quizás defina a la perfección está consolidación entre ambos grupos tan dispares. Un inicio muy Metallica, guitarras y bases poderosas que se interrumpen con la poesía oscura y abstracta de un Reed, inspirado pero confuso, que se funde de nuevo con una base instrumental que nos lleva hasta el fin de la canción. Son dispares y canta bastante. En cierto modo, no acaban de encajar bien.

La prestigiosa Mojo presentó la aventura bajo el titular de ‘Choque entre dioses’ y si bien sabían que el sonido había quedado más cerca del frío, también hay que reconocer que los experimentos musicales siempre tienen de arriesgado lo que quieren o hasta donde pueden llegar quienes lo hacen. En este caso, el disco es muy poco convencional, tal y como definió Kirk Hamlet para la misma revista, pero canciones como Frustation o Little dogs, muestran lo mejor de la unión de estos grandes de la música. Otras canciones del álbum como Pumping blood o Cheat on me, plasman la aventura de unir dos estilos tan diferentes y en donde el magnetismo de Reed ensombrece y deja pequeño a Metallica, en un estilo distinto y en donde la armonía musical hay que adivinarla e incluso imaginarla en algunas partes.

Esta colaboración tan inusual, se gestó durante los conciertos del Rock ´n roll Hall of Fame de Nueva York en 2009, donde compartieron escenario ambos músicos. A partir de esa experiencia, que dejo muy buen sabor de boca a los dos y a la crítica, Reed invitó as participar a Metallica en este proyecto, donde el expresionismo, quizás sea el resultado tan abstracto que han dejado. El propio Reed ha declarado en varias ocasiones que no le parece tan arriesgada esta colaboración. Para él, y tiene razón, es algo natural. Distinto sería y extraño de verdad, que Metallica colaborara en un disco con Cher, en palabras del propio Reed.

Colaboraciones extrañas han dado dispares resultados a lo largo de la historia de la música. Una gran colaboración fue la que realizaron Pet Shop Boys junto con el camaleónico David Bowie en la canción Hallo Spaceboy donde la electrónica daba un paso más al frente  junto a la interpretación. En este caso el resultado fue excelente ya que se fundieron dos estilos diferentes pero en cierta medida se complementaron. El disco de Loutallica tiene más pinta de haberse grabado por separado que a la par. Inolvidable y muy distinta de estilos fue la colaboración musical entre el gran Freddy Mercury y Monserrat Caballé, con motivo de la celebración de los juegos olímpicos celebrados en Barcelona 92.

Genial y muy acertada fue la colaboración entre Kanye West y el dúo Daft Punk en la canción Stronger. A pesar de lo diferentes que son ambos en su música supieron cuajar a la perfección en una canción, ambos egos.

Otra colaboración muy de actualidad es la que tiene como protagonistas a los recién editados Coldplay y a la cantante Rihanna, que en su intento por fusionarse en Princess of China, se ve la mano de mucha producción y una naturalidad que brilla por su ausencia, aunque se me echen al cuello los incondicionales de la banda.

En España, muchas colaboraciones entre distintos artistas nos ha dejado discos buenísimos como el de Bunbury Vegas, o Sabina y Fito Páez, aunque algunas colaboraciones llamaron la atención por la diferencia entre los estilos. Antonio Vega compartió escenario y estudio con El Arrebato, Javier Labandón, en un binomio que a priori se temía algo arriesgado pero que nos dejó una canción arrebatera que el gran Vega hizo suya y  después nuestra.

Lulú ya se sabe, experimento arriesgado, resultado poco convencional. Vosotros juzgaréis.

Alfonso U. Hornedo

(Publicado en La Razón el 28/10/11 : http://www.larazon.es/noticia/9514-lou-reed-con-metallica-de-fondo)

0 vistas
 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 A. J. Ussía