DBM II – Dick & Rick Hoyt : Acojonante

 Todo empezó cuando un chico, con deformidades producidas por un complicado parto, le pidió a su padre participar en una carrera benéfica de tres kilómetros. Su padre, que intentó que su hijo fuera normal, no dudó en ponerse a correr empujando la sillita de su hijo. La sensación que experimentó el niño fue tan especial, que hasta la fecha han corrido cerca de 5.000 km juntos. Es obvio que uno no puede sin su padre, pero en este caso, el padre no podría si no es por la fuerza que le transmite su hijo.

Lo cierto es que todo lo que escriba, sobra. Lo único que quiero resaltar antes de que veáis lo que viene a continuación, es que sobra mucha tontería después de ver cosas así. Estoy seguro que muchos ya conocéis esta historia, sobre todo, si tenéis algún tipo de contacto con las carreras de Maratón y de Iron Man.

Bueno, poner la música un poco baja, porque lo cierto es que no es lo mejor que he encontrado, pero aún así, prestad mucha atención, porque sin duda, lo merece.

Por cierto, la carrera que aparece es el famoso Iron Man, un triatlón que consta de 3,8 km de natación, seguido de 180 km en bici para terminar corriendo una maratón, 42 km…

Disfrutarlo


Alfonso U. Hornedo

0 vistas
 
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

©2020 A. J. Ussía